Así es el 'club de los últimos ocho': la sala más exclusiva de Wimbledon con un requisito especial para entrar a ella

0
Así es el 'club de los últimos ocho': la sala más exclusiva de Wimbledon con un requisito especial para entrar a ella

All England Lawn Tennis Club tiene un aura propia, una magia especial que cada julio se renueva con cada edición del prestigioso Wimbledon, el Grand Slam de hierba. Las fresas con nata, la lluvia, las vestimentas blancas… muchas son las tradiciones y ritos del torneo, pero hay una que no es especialmente conocida, la existencia de un rincón de las instalaciones reservado para las verdaderas leyendas del torneo: ‘el club de los últimos ocho’.

Su nacimiento se remonta al año 1986, justo al año de la celebración del centenario, cuando el presidente del momento, Buzzer Hadingham, pensó en su creación con el fin de recompensar a las leyendas del tenis que hicieron grande al torneo de Wimbledon.

A partir de entonces, todo jugador que alcanza (o hubiera alcanzado antes de esa fecha) los cuartos de final del torneo de individuales, las semifinales de dobles y los finalistas del cuadro mixto, recibe una entrada vitalicia para el club.

La idea es que este espacio se convirtiera en un punto de reunión de todos esos jugadores que quieran volver al torneo sin necesidad de comprar entradas o acudir a la grada como el resto de aficionados, darles un trato especial que a día de hoy sigue cumpliendo su función.

El pase especial, una entrada de acompañante, una suite, acceso a todas las pistas, comidas, entradas para el teatro, vino… todo tipo de detalles para aquellos que pusieron su nombre muy alto y que han quedado en el olvido para los aficionados, pero no para el elegante torneo.

Actualmente, el número de socios supera los 600 tenistas —de los que acuden habitualmente menos de 200— y no para de crecer, aunque tal y como señalan voces autorizadas del tenis mundial, muchos de los que anualmente se encuentran en esta zona especial de las instalaciones son los tenistas más veteranos, aquellos que ya han dado un portazo definitivo a la vida profesional, también como entrenadores o comentaristas.

Deja una respuesta