Un funeral en Roma con un ataúd envuelto en una bandera nazi provoca indignación en la Iglesia católica

Un funeral en Roma con un ataúd envuelto en una bandera nazi provoca indignación en la Iglesia católica

El vicariato de Roma calificó los hechos de «explotación ideológica grave, ofensiva e inaceptable» y subrayó que la bandera nazi es «un símbolo horrible e irreconciliable con el cristianismo».

Los asistentes al funeral de una militante de un partido político italiano de extrema derecha en Roma se despidieron con el saludo nazi del féretro, sobre el cual había sido puesta una bandera con una esvástica. La procesión fúnebre en memoria de Alessia Augello, del movimiento Forza Nuova, tuvo lugar este lunes a las afueras de la parroquia de Santa Lucía, informó el sitio de noticias local Open, que compartió imágenes y videos.

El hecho provocó la indignación del vicariato de Roma, que en un comunicado lo calificó de «explotación ideológica grave, ofensiva e inaceptable» y subrayó que la bandera nazi es «un símbolo horrible e irreconciliable con el cristianismo»

De cualquier modo, los actos fúnebres desataron críticas contra la Iglesia católica por permitir que los presentes actuaran sin ser molestados. En este sentido, la autoridad eclesiástica aclaró que todo lo que sucedió fuera de la iglesia lo hizo «sin el total conocimiento» ni del párroco ni del sacerdote celebrante.

«El funeral tuvo lugar sin ningún signo o manifestación que presagiara lo que ocurrió inmediatamente después», explicó la vicaría, asegurando que trabaja desde hace tiempo para «desactivar todo mecanismo de odio, oposición, tentación ideológica violenta y discriminatoria».

La iglesia de Santa Lucía y su párroco, el reverendo Alessandro Zenobbi, dejaron en claro su distanciamiento de «toda palabra, gesto y símbolo utilizado fuera de la iglesia atribuible a ideologías extremistas alejadas del mensaje del Evangelio de Cristo«. Entre tanto, el papa Francisco, quien también es oficialmente el obispo de Roma, no se ha pronunciado por el momento sobre la situación.

La comunidad judía de Roma también expresó su rechazo al respecto. «Es inaceptable que una bandera con una esvástica todavía se pueda mostrar en público en esta época, especialmente en una ciudad que vio la deportación de sus judíos por parte de los nazis y sus colaboradores fascistas», aseguró en un comunicado citado por The Guardian.

Deja una respuesta